Temor

Voy pegando el día por pedacitos para llegar fragmentada al final: sin corazón, sin fuerza, sin nada que no sea sentir abierta mi carne doliente. Me fastidia la sombra y no sé cómo hacer para andar por el sol. Pienso en vos todo el tiempo que me resta después de los esfuerzos por que las frases me salgan coherentes. Es una ola de barro pegajoso que me aplasta y no sé cómo hacer.
¿Qué dimensión tiene la calma que no llega jamás?
A veces siento miedo, un temor reverencial a quedarme por siempre encerrada en el muro que traza mi memoria y sin poder salir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes