miércoles, 7 de abril de 2010

Vientos


Mi boca habla bajito en un cono de luz donde revoletan las mariposas azules de toda mi memoria. En el hilo de mi voz cuelgo la ropa limpia, uno o dos pajaritos que tiritan de frío, un suave echarpe blanco, los cueros de cordero que habíamos traído, un mate con espumita verde, tres pedacitos de pan tostado con mermelada roja, una ola de mar que aún no tiene nombre, los zapatos vacíos al borde de la cama, los toallones sin dueño, dos tazas de té con bizcochos con olor a naranja. Y vos, desde esa ajena tierra que se llama tu muerte,me soplas un vientito que va secando todo. Querría que te esmeres y el aire sea un poquito más fuerte así se van muriendo mis ganas de tenerte y me resigno a que en mis sílabas sólo quepan mis cosas y en el baile de los álamos me lleves de la mano adonde nada sepa quién fui ni de donde venía cuando vos me dejaste parada en medio de este páramo y me dijiste chau y te llevó la Muerte.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...