Almohada

El alma se anodada en el hueco de la almohada y queda el aire traslúcido y efímero que la moja. Ahí están los sitios en que fueron felices los que ahora suspiran des-almados en sus cuerpos vacíos, el tuyo hecho barro debajo de la tierra y el mío arriba, ajado como un vaso. ¿Cómo sabrá ahora mi piel que llega el frío si está desnuda y nada siente alejada del roce de tu tacto para siempre? ¿Cómo sabrá mi boca el sabor de la fruta si está llagada y nada quiere perdida de tus besos para siempre? No hay nada que horade la piedra que me cuelga del pecho: ni gota ni latido ni abrazos que doy hacia la sombra que me dejó tu muerte asida en el borde oscuro de mis párpados. Quiero gritar y me sale un ruego que se adelgaza hasta hacerse inaudible y vos, allá, debajo de la tierra, no llegás a escucharme y termino callando para que sople otra vez el mismo viento inútil que no lo limpia todo, que arrastra mi alma al hueco de mi almohada solitaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes