Mariano Levin: el deseo familiar

"Le rogué a Dios que me concediera un hogar feliz lleno de gente que me quisiera."
Orhan Pamuk

Yo no creía en la familia. Vos me hablaste una y otra vez del calor del hogar, del nido, del ovillo donde se acunaban los sueños, del regreso y la compañía. Me hablaste hasta llenarme los poros y los ojos con el deseo de lo que nunca deseé y, cuando esa necesidad prendió en mí y brotó como el manantial debajo de la piedra, te moriste dejándome con el deseo y la imposibilidad. Ahora, todas las noches, pido que se apaguen mis sueños para poder seguir con quien yo era antes de vos. Pero no me es concedido sino llorar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes