martes, 25 de mayo de 2010

Papel de calcar

El frágil cristal de mi alma tiembla en el viento que sopla desde tu muerte repentina y no le queda más que cantar para que no desaparezcan los sutiles momentos que tuvimos y que anidaron en medio de tus brazos que les daban calor. Miles de pajaritos desplumados tiritan desnudos en la lluvia y el cielo gris se deshace en miguitas de agua adonde me adormezco adolorida y sola sin poder entender por qué me abandonaste así tan sola y sin remedio, tan pobre de consuelo con la carne vacía y la memoria hueca y sin saber qué hacer para volver adonde estábamos riéndonos, inmortales y eternos como siempre pensamos que seremos hasta que la Muerte se ocupa de mostrarnos su larga cara blanca. Ahora sólo me queda repetirme con papel de calcar hasta que cese el tiempo y vuelva otra vez a llover líquida escarcha sobre mis manos blancas que no huelen a nada más que a tristeza oscura y especiado dolor.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...