Sin

Si estuvieras tendría a quién decirle cuán apenado está mi corazón; pero los ojos se quedaron llenos de lágrimas y no puedo pensar con claridad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes