miércoles, 12 de mayo de 2010

Temporalidad

El tiempo se me ha vuelto una percepción infinitisimal de las diferencias: ese árbol, esa hoja, ese vidrio van cambiando a cada instante y registro las mutaciones imperceptibles. Quizá saber que la inmortalidad no existe me ha dado una nueva sensación de perentoria temporalidad, quizá saber que todo lo que está a mi alrededor puede desaparecer inexplicablemente me ha lanzado a una calma voracidad de todo lo existente. Lo que tu muerte también me ha dado es la carencia de un interlocutor privilegiado y eso es lo que me duele más: no poder llamarte para decirte todo lo que descubro sin vos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...