domingo, 27 de junio de 2010

Mariano Levin: 120 días

Mariano:
Mañana van a hacer ciento veinte días. Tantos y tan pocos.
Si estuvieras ahora, estaríamos preparando el asado para ver a la tarde el partido; yo estaría diciendo que quiero que Alemania e Inglaterra pierdan los dos y vos que pido imposibles, como siempre.
Estaríamos terminando el mural en la pared de San Bernardo y ya habríamos instalado las dos salamandras para viajar en el invierno. Yo te habría llenado de colores, de verbos azules y fragantes sustantivos anaranjados, y habríamos bailado hasta la extenuación.
Ya habríamos regresado de nuestro mayo en París y estaríamos acomodando piedras, papeles, pececitos, tazas y cajas de té blanco recolectado con tijeritas de oro en el alba oriental.
Nuestro libro de las horas ya iría por la entrada dos mil y verías los dibujitos que ahora me he atrevido a mostrar.
Te pondría contento saber que empiezo mis clases de caligrafía, que sigo con el taller de foto y que colecciono los lugares donde queríamos viajar.
Escribo una novelita que tirarías a la basura por feminista y barroca exclamando, como siempre, que soy una trotskista del género; yo te acusaría de stalinista y nos reiríamos de nosotros mismos un buen rato, como lo hicimos siempre, como nos encantaba hacer.
Querría que vieras lo que veo, que sientas lo que siento, que escuches lo que oigo y nada de eso puede ser así.
Tu amor es una piedra intacta que brilla en medio de mi soledad, y, aunque a veces, me enojo con tu muerte; al rato te vuelvo a perdonar.

También quiero que sepas que evito pensarte demasiado. No es olvido: es simple deseo de vivir.
besos besos besos (así, como siempre por tres)
Giulia

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...