lunes, 21 de junio de 2010

Los cielos de Magritte


Mariano, ¿dónde están ahora tus cielos de Magritte? ¿Dónde quedaron los azules transparentes en que nos dejábamos estar para hacer nada y el tiempo volaba mientras la hora se dormía debajo de los tilos? Vos servías un té y yo te hablaba; y las palabras trepaban a la terraza para poder distinguir la tersura de las nubes que viajaban sobre nuestras cabezas. Después, vos tuviste la idea de morirte en ese nefasto día en que hacía tanto calor y el cielo era más Magritte que nunca. Yo me quedé acá, buscando nubes que pasan para ver si vas en alguna con mi taza de té blanco comprado en Paris, ese que se corta al alba con unas tijeritas de oro y se bebe de a dos. Pero Magritte debe haber muerto el mismo día de febrero en que elegiste morirte vos. Mi corazón te llama entre fotografías y papeles y dibujitos de colores para que encuentres una ruta y empieces a volver al cuarto donde todo te nombra hasta los cielos transparentes de René.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...