lunes, 7 de junio de 2010

Orígenes


Dicen que mi bisabuelo Manuel escribía poemas y los guardaba en el fondo de un ropero. Los hallaron, húmedos y con la tinta corrida, cuando él se murió. Mi tío Teo era un niño grande en medio de su encierro en España. Era grabadista, dicen que el más grande que dio el siglo pasado en la Península. Medalla de oro en la Bienal de Venecia, el tío Teo tenía ojos de asombro sempiterno y, dice el primo Jaime, sus manos eran suaves y lisas a causa de los ácidos. Mi padre hacía juguetes de madera y latón para mi hijo en los ratos en que se desentendía del teatro o de la fundición de metal. Uno de mis hermanos hace música; el otro diseña. Mi madre había conocido a mi padre en el escenario de un teatro en el que yo festejé mi cumpleaños de tres años. Vengo de donde vengo y sé hacia dónde voy.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...