sábado, 17 de julio de 2010

Faro


La vida- esa que nos ha maltratado tantas veces- nos está dando otra oportunidad.
Es que lo que creíamos perdido quizá siempre ha estado en su lugar.
Éramos nosotros los humanos imprudentes que hacíamos rodeos para no dar con él.
A la vuelta de un camino aguardaba la esperanza para envolvernos con su abrazo suave.
Acá estoy -como estuve cada uno de los días anteriores-.
Ahí estás -como estuviste desde el primer día que supe de vos-.
Lo demás, lo que nos ha sucedido en olas sucesivas de pena y felicidad, es una historia para contar en las noches oscuras cuando nos sentamos frente al fuego porque la hora es larga y hay que transitar su desvelo imperioso.
Nada ha cambiado en esencia, aunque sea tan diferente esta vez.
De todas las lecciones que recibo, la tuya es la que aprendo cada día con mayor dedicación.

3 comentarios:

Tallahassee dijo...

La vida es eso, esperanz y oportunidades. Si no nos levantaramos con la cabeza bien alta cada vez que caemos, no tendrías sentido :-)

Común dijo...

Hola!!!!!

El faro ilumina al navegante en la noche, como siempre hay alguien que nos guia en la vida...

Un abrazo de oso.

Anónimo dijo...

lo que yo queria, gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...