viernes, 20 de agosto de 2010

Los dolidos

¿Qué esperan los dolidos en su cueva
con una cama donde
espantos, miedos, duermen cada noche?
Juan Gelman

Los dolidos se duelen
en su cama de fango que los traga
cada noche,
cada día en espera de que llegue la hora.
Engrosan de tristeza, de pena, de agonía
de ser tanto lo que no son y no saben qué es.
Se saturan de palabras y quisieran silencio,
pero llega la noche,
y la cueva de su cerebro
se completa de monstruos pegajosos,
ocultos en las circunvalaciones terribles
y se inflaman los órganos como esponjas debajo de una lluvia copiosa.
Entonces sólo queda la palabra
y los ruidos lejanos y familiares de alguien que busca trajinar en la cocina.
Los cacharros, el agua y el perfume de una cena que se va en la distancia
amansan las serpientes hasta llevarlas a la zona de la cordura familiar.
Sólo entonces, los dolidos pueden doblar su dolor,
ponerlo debajo de la almohada para el día siguiente
e intentar que llegue algo parecido al sueño
blanco como la nave dolorida de su sufrir.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...