Pensar

Pienso en vos
y en el huevo de luz en que nuestro amor se deslizaba, feliz, hacia la concreción de sus deseos.
Pienso en vos
y en tu boca que me hablaba al oído en la penumbra del cuarto.
Pienso en vos
y en tus manos que buscaban mi espalda para alzarse con mi aroma como un perro abandonado.
Pienso en vos
y en las palabras que me decías para anudar mis tobillos huidizos a tus días.
Pienso en vos
y en todas las cosas que no dije, que temí, que quería.
Pienso en vos
y en el dolor profundo que me clavó tu muerte en las costillas.
Pienso en vos
y el pensamiento cae en mis rodillas solas
y lo acuno para que deje ya de llorar y se consuele.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes