Conversaciones en la madrugada


Hablar es cavar en la tierra hasta llegar a un hueco muy profundo donde la luz se vuelve sólida y hay que nadar buscando las palabras para sembrarlas y que crezcan estrellas en la boca. El alma se desgaja como una piel desnuda para que broten yemas verdes, botones de flores anudadas y pájaros de alas desatadas. Somos todo raíces y buscamos el centro de un misterio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes