Tu nombre


Cierro los ojos un segundo para poder mirar la esencia ventajosa del verano. La nuca se irisa de sudor como un collar de frescura aduraznada y huelo su perfume mojado. Debajo de mis párpados crece tu nombre húmedo y fecundo. Siento cómo echa sus raíces en la densa tierra de mis pupilas y da sus hojas asomando en las líneas sutiles con que se teje el iris. Mis pestañas aspan el viento en medio de tus letras y las refrescan una por una hasta que tiemblan movidas por el aire. En mis cejas se limpia la tormenta veraniega de tus sílabas y te veo con los ojos cerrados abriéndome un camino que me diga cómo era lo que yo esperaba y nunca acontecía. Después cuando entra la luz calurosa de marzo, tu nombre me acompaña con los ojos abiertos.

Comentarios

wEn Rizo ha dicho que…
"te veo con los ojos cerrados abriéndome un camino que me diga cómo era lo que yo esperaba y nunca acontecía"

En general, maravilloso...pero esta frase me dejó sin aliento.

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes