Ceguera

A veces nos acontece la luz:
refulgente, cristalina,
límpida como un golpe rotundo,
profunda como un fondo marino sin oxígeno,
honda como raíces húmedas,
oscura como el cielo,
perfumada y austera.
La luz como una dentellada,
como un grupo de glóbulos azules,
como una lluvia furiosa y polifónica.
como una ola enorme de peces transparentes,
como una boca de lenguas infinitas,
como una mano urgente,
como un alma meditativa y tersa.

Y cerramos los ojos porque en la luz intensa reside la ceguera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes