Noche

Me escondo en el doblez de mis lágrimas que se anudan como pañuelos viejos a mi memoria. Después digo que nado en el océano de mis palabras donde siempre me pierdo, víctima de mis propios laberintos. Alguna vez yo querría alcanzar la otra orilla y ver cómo se ve desde allí lo que yo podía ser y no consigo. Alguna vez yo querría poner en mi boca la única palabra que deseo y no sé de qué forma enunciar. Solo mi corazón late en la oscuridad enorme de la noche. Quiero ser otra alguna vez. Solo para probar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes