Debajo

Se ha aquietado la superficie de la espuma.
El yodo está sereno,
y huele a sal el día bajo el sol del verano.
Los peces de colores nadan entre burbujas
y el agua mece la cola de luz de las medusas.
Sobre la arena,
entre guijarros,
dormitan las estrellas.
Arriba es pura quietud.
Debajo canta el alma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes