Comunicación.


Él tomó un ovillo de hilo y una aguja.
Ella creyó que iba a zurcirle las heridas del alma.
Él la anudó a una silla y le clavó la aguja en el corazón.
Moraleja: No creas que los demás son costureros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes