Trapito

Miré tus ojos y no había luz que reflejara mi mirada;
así que tomé un trapito para lustrar la vidrierita de mi corazón y dejar que lo entibiara el sol.
Y trapo va y trapo viene,
te fuiste disolviendo y brillé.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes