miércoles, 3 de agosto de 2011

Arquitecturas


Ante las circunstancias de la existencia (esos eventos que la componen minuciosa y completamente) sólo se esperan dos actitudes: llorar desconsolada con el pecho apoyado en el murallón de una costanera cualquiera mientras el viento -más o menos violento- despeina los cabellos o emplear los restos para la construcción de un edificio. Soy dueña de incontables viviendas junto al río.

2 comentarios:

Gabrielle Luna dijo...

Señora Julieta, por favor, dígame como escribir??? Me parece que sus palabras tienen tanta vida y alma que llegan lejos, tan lejos que me conmueven por completo. Dígame, por favor, como escribir.

Julieta Pinasco dijo...

Grabrielle:
No hay respuesta para lo que me preguntás. Yo, al menos, no la tengo. Escribo porque no puedo hacer otra cosa; porque si no escribo no entiendo; porque si no las cosas se disuelven; porque así logro atrapar alguna clase de certeza. Escribo porque me hace intensamente feliz. Hace muchos años, yo tuve una profesora de Literatura que, cuando le di un espantoso poema que yo había escrito, me dijo, en una cartita escrita en un papel lila, que la forma era algo que llegaba con el tiempo; pero la sensibilidad era algo que se tenía: así que mirá mucho, oí lo que dicen los demás, escuchá música, lee todo lo que esté a tu alcance, sentí con el cuerpo y con el alma, entregate a cada situación sin guardarte nada, tratá de ser feliz y de vivir con intensidad y buscá las palabras porque ellas siempre estarán esperándote. Quizá eso te haga escribir: pero con seguridad va a hacer de vos alguien particular y eso tiene enormes beneficios (y muchos dolores también...hay que correr riesgos) Un beso grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...