martes, 9 de agosto de 2011

El lagarto azul


Hay una casa desde donde me llama un lagarto de piel azul.
Paso con mi ramo de margaritas cada mañana y sigo sin detenerme.
Nunca se sabe qué esconden los lagartos entre sus bellas escamas.
Nunca se sabe cuán venenosa es su larga lengua ensalivada.
Por eso, niñas, un consejo para recordar:
desconfíen de los lagartos de piel azul y curvas pestañas doradas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...