domingo, 28 de agosto de 2011

Un año y medio

La muerte es ese cristal que se rompe en fragmentos y permanecen todos clavados en la carne. Lo que intento decir es que, a veces, te extraño y querría morder el piedra que te cubre para decirte que no fue una buena idea lo que hiciste; que, cuanto menos, deberías haberme avisado para que yo supiera qué vestido ponerme, qué libros incendiarme, qué palabras prohibirme. No fue una buena idea irte así, de madrugada, como quien cierra la puerta para siempre, pero se quedan sus perfumes en el viento y sopla un huracán los días 28, así un domingo soleado y de brutal calor sobre mi nuca. No fue una buena idea que lloviera en mi vida y te llevaras de golpe los paraguas y yo quedara, desnuda, adelgazada, debajo del agua que me moja. No fue una buena idea que ni siquiera tuvieras la decencia de enseñarme a convivir contigo yo que siempre deseaba permanecer en casa; porque, al fin, te instalaste, saliste con la tuya y habitás mis paredes. No fue una una buena idea que te murieras siempre, cada dia y yo no hicera nada por intentar salvarte porque la muerte es eso: un cristal que se rompe y duele cuando extraño y duele cuando pienso y duele cuando siento. No fue una buena idea que febrero tuviera ese día hace ya un año y medio y que volaran patos sobre el agua del lago. Estoy cansada de tus buenas ideas: a ver qué hacés con eso para que esté contenta en este día largo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...