Pensar

El agua lleva mansa la tarde, la va arrastrando hacia su hondura nocturna y estrellada. Yo me quedo pensando arropada en la luz y en el pensar la emoción se atraviesa, se llena de brotes diminutos, germinaciones de días venideros, pequeños cántaros donde saciar la sed. Una brisa de colores pretéritos corre desde la orilla de lo que fuera un río y en la arena se rizan las palabras sus cabelleras de largas sílabas violetas. Llevo el pasado en una cajita de vidrio y canta su melodía con sonido de flautas y de huesos. La tristeza se duerme y nadie la quiere despertar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes