domingo, 25 de septiembre de 2011

Frase

¿Quién soy? ¿Cuál es mi Predicativo subjetivo obligativisísimo? ¿Qué predico de mí? ¿Dónde coloco mis múltiples circunstanciales y el único OD que me permite el español? ¿Soy un sujeto tácito? ¿O abusivamente expreso? ¿Cuántas proposiciones incluidas soy capaz de tolerar? ¿Admito un complemento: agente, comparativo, preposicional...? ¿Me acechan mis objetos indirectos? ¿Prefiero coordinación o yuxtaposición? ¿Me veo como una construcción endo o exocéntrica? ¿Impersonales, bimembres o complejas, según el grado de involucramiento situacional? ¿Adversar, disyuntar, consecutar o, simplemente, copular?
¿ALGUIEN QUIERE SEGUIR PREGUNTANDO PARA QUÉ SIRVE LA SINTAXIS?

1 comentario:

Manuel García Cartagena dijo...

¡Oh los atributos del ser, tan parecidos a ese no ser ajeno que tanto desconfía de nuestro Yo generador que incluso es capaz de objetalizarlo cuando al Yo le venga en gana! Nuestro ser es una cópula constante e instantánea: continua negación de un sujeto que se desbarranca por todos los precipicios posibles con tal de no quedar convertido en el contenido de un simple predicativo cualquiera. Pues la gramática es arte de guerra, Julieta. Nos lo enseñó el señor Paz (Octavio) con su famoso discurso sobre el dios de los Monos. Paz para ti y guerra para todos aquellos que pretendan seguir violando a la Gramática.

Con un abrazo de Manuel.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...