viernes, 2 de septiembre de 2011

Mundo verbal


Tejo con silencios la construcción de un mundo. Siento las bases en el vacío de un sitio con praderas en donde engarzo una por una las palabras y las veo crecer como flores fantásticas de perfumes perfectos: parvas de sustantivos que se mueven atravesados por el viento, tantos verbos hondísimos de raíces profundas, dos o tres adjetivos (hay que dejar que los hechos hablen sin adornarlos), adverbios, los que fueran apenas necesarios; y luego los pronombres: personales, nada de posesivos, algunos relativos (porque no deseo repetir los fracasos vitales de otros días), pocos demostrativos (el mundo se argumenta a sí mismo y alcanza), ciertos indefinidos (le dan misterio y asombro a la aventura), muchos enfáticos (siempre queda la duda). Y entre toda la flora de palabras andan las conjunciones sumando, separando, oponiendo la luz de la mañana y la noche; preposiciones que traen, llevan, levantan, precipitan. Así adviene la belleza del día que construyo porque quiero rodearme de todo lo que abunda y no daña: las palabras.

6 comentarios:

Mónica Volonteri dijo...

Me encantan esos textos poético-metalingúísticos... pero eso de que las palabras no dañan es demasiado, demasiado hermoso para que sea cierto.

Julieta Pinasco dijo...

Mi muy querídísima amiga:
Lo que daña es del enunciador la saña.
Julieta, la que la extraña!!!

Mónica Volonteri dijo...

Digamos que el daño es suprasegmental. Yo también te extraño.

Julieta Pinasco dijo...

El daño yo lo atriburía a la pragmática...¡Hay cada intencionalidades, mire usted, que no hay teoría de la enunciación que nos alcanzare para desentrañar, es decir, sacar de las entrañas donde clavaron la sustancia de sus palabras, ellas las inocentes usadas con semajante maldad y alevosía!
Ay, Volonteri cómo deseo que estuvieses aquí o yo allí o las dos en algún lugar! Conclusión: el lugar es lo de menos, no vamos a hacer chiquitaje por meros circunstanciales de lugar.
te quiero, nena!
Juli

Mónica Volonteri dijo...

Dígame usted cuando Milena dice: Somos amigos solo en facebook, ese en facebook ¿es un circunstancial de lugar? Ah, la sintaxis, ah el sentido, oh tempore, oh mores.

Julieta Pinasco dijo...

Volonteri:
Le recuerdo que Kovacci dixit que "circunstancial es todo modificador verbal de una valencia que no sufre rección pronominal ni se transforma al cambiar de voz el verbo", de lo que se deduce que el "en facebook" de su señorita hija amerita el rótulo de tal.Ahora lo de lugar...¿lugar? ¿Por qué instrumento que eso es lo que es Fb y nada más?
La quiero en demasía (OD+NV+C)
Juli

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...