Cansancio

Ya no sé cómo es el tiempo. No es posible su nervadura pausada que me envuelve hasta el cansancio. Apenas boqueo cuando se enciende el día y ya me apura, me indica, me deshace. Solo deseo regresar a esa hora interior en que todo se vuelve delgadísimo evento y digo que ya no sé cómo es el tiempo, pero cansa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

La mujer incorrecta