jueves, 20 de octubre de 2011

Tu boca

Busco tu boca por donde estuvo antes. En ese mismo sitio hablaban las hojas sobre sol que había empezado a caer. Yo, ahí, busco tu boca para decirle que sabe a húmedades pretéritas y a pájaros que vuelan con las alas abiertas. Pero los otros labios que vinieron se cansaron de esperar y han cerrado sus pliegues carentes de palabras. Nadie tuvo la manera de liberar sus pétalos sustantivados en el álgido perfume de la contemplazión. Yo busco tu boca, tu sola boca, tu mía boca de mí, en mí y para mí. He guardado en tu lengua un secreto que desearía volver a contemplar. Hay piedras en el medio del sendero y desde lejos se alcanza a contemplar la fiesta de los labios suavísimos y de los dientes pequeños de roedor infantil en mi cuello. Busco tu boca por donde estuvo antes y había un estandarte guardando mi color. Sopla un aire de tibia encarnadura y yo busco tu boca entre las tiendas que ofrecen lo que los navegantes traen siempre de más allá. Me hablan los marinos en lenguas que no entiendo porque yo; yo busco tu boca por donde estuvo para volver a hablar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...