Escritura

La piel es una superficie de escritura.
Los relatos se agolpan y golpean galopes en los poros.
Desmayada en sudor se tensa en su dérmica honda.
Yo escribo.
Escribo como posesa,
resistiendo la posesión después de la escritura.
Piel en la boca,
palabra en la lengua que conozco, que invado, que estremezco, que digo a mi pesar debajo de la lluvia que me moja.
Escribo para arrimar los verbos a las pieles,
a la carne cautiva detrás de la frontera del lenguaje.
Escribo para decir lo que no tiene sentido y se anega en sentidos chorreantes de salobres marinos.
Escribo para que suba el día escalando peldaños en los huesos.
Huele a siembra de peces en suaves cavidades.
Y yo, que aquí,
escribo.

Comentarios

Nelson Javier Salinas Soto ha dicho que…
Muy lindos tu poemas, seguro que vuelvo a visitarte!!

Te saludo desde

http://desdoblamientointelectual.blogspot.com/

Suerte!!

Entradas populares de este blog

Mi familia/ Pespuntes azules

La mujer incorrecta

Leer: la mirada de los otros