sábado, 3 de diciembre de 2011

He vuelto a casa

Apenas la boca se posa sobre la piel desnuda, bajo el sol y entre los labios nace un río de luz, una mañana se hace nido y van los verbos como peces hilvanando los restos de los árboles entre la lluvia de perfumes que los mecen.
La hora redondea su aventura y no deja que nada se enfríe en el aire que sopla como una brisa clara de molino en el campo.
Es como estar en casa otra vez: haber perdido en un hueco de muerte el camino de vuelta y haber llegado entonces: la cancela, el zaguán, los vidrios de colores y soy yo y mi alma que hemos regresado después de un largo viaje: que nada me lastime cuando irizo los pliegues de mi cuerpo con todos mis colores.
Quiero pasear por todos los jardines de la risa y ver los peces nadar entre mis dedos mientras me alzás junto a la gente que camina.
Puedo cerrar los ojos para que el tiempo encienda el color de las horas estivales sobre los primeros manteles.
Voy a bailar hasta caer rendida: he vuelto a casa.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...