escrito en el agua

Nada de lo que pueda decir quedará dibujado en el agua; pero lo que tu boca trajo fue una tormenta de ternuras sobre mi piel dormida y me escondí en el campo profundo de tu abrazo para soñar con barcos deslizándose por la pequeña curva de tu húmeda nuca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mujer incorrecta

Leer: la mirada de los otros

Las gallinas con cuernos