martes, 27 de marzo de 2012

De cumpleaños

Querido mío: No puedo evitarte la pena de la indiferencia de quien debería tener tu mano entre las suyas, pero puedo contarte uno por uno los hechos que dibujaron la trama de tu infancia. Puedo decirte lo que vos ya supiste cuando caminábamos por las frías madrugadas de julio para calmar lo que debía ser calmado. Quizá la vida sea eso: estar. Quizá; pero nunca se sabe. Solo se trata de seguir andando. En los abrazos queda el palacio de las respuestas.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...