Fuera posible


Quizá fuera posible que después del silencio haya otra vez la voz.
Quizá fuera posible que después del vacío haya otra vez el tacto que busca los espacios y los abre.
Quizá fuera posible que después de la boca cosida haya otra vez el beso y la calma en el aire que entra en los pulmones para llevar la luz.
Quizá fuera posible que después de la muerte -de esta, de otras, de todos los pasados que se fueron- haya otra vez el amor.
Quizá fuera posible que me llegue tu nombre, que me habite y me llame y que haya mañanas como si fueran siempres que no alcanzo a pensar.
Quizá fuera posible que haya otro ojalá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes