Contra viento y marea

La mañana es oscura como una boca donde no ha nacido aún la luz de las palabras. Espero, acurrucada como una oveja nueva, que los verbos se enciendan como bengalas en la madrugada del día: otro huso de horas para tejer sintagmas que expliquen por qué escribo contra todo pronóstico de afecto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes