Despertares

La madrugada es niebla cuajada que se enreda en mis piernas. No hay una sola abeja libando las fragancias,pero las flores permanecen: abiertas, coloridas, expectantes. Entre las sábanas se colará el sol con su color de mandarinas tempranas. Hablo a la única voz que me responde.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi familia/ Pespuntes azules

Leer: la mirada de los otros

La mujer incorrecta