Ocaso

La tarde se deshace en cicatrices rojas contra el cielo para implorarle que la quiera como él sabe querer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mujer incorrecta

Leer: la mirada de los otros

Las gallinas con cuernos