viernes, 22 de junio de 2012

Laberinto

En el laberinto acerado de las palabras hallo el centro que es rojo como la sangre que circula, que hace río y se agolpa en el latido que me sacude el cuello. En el laberinto perdido de mi lengua me disuelvo y me encuentro, escribo como si hubiera, entre las sílabas, alguna grieta para colarme y escapar de mí misma. Afuera, junto al río, los alamos sacuden su cabeza. Yo no los veo, porque me circundan sustantivos abstractos, pero míos. Se me resiste el tiempo, encerrada entre muros de sintagmas que huyen, que se anudan, se mezclan, se penetran y nacen brillantes construcciones de palabras. Yo me quedo en silencio, me dejo fecundar por los vocablos que siempre me acunaron y me dieron sustento. Detrás del laberinto vive el silencio, viven los otros.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...