miércoles, 27 de junio de 2012

Lobos antárticos

La ciudad se estrellará en la imagen que tiene de sí misma, y sus partículas volarán en el aire como burbujas brillantes y vacías. Mientras eso suceda, tu boca buscará los lobos asilados en la frontera de mi piel y los empujará al exilio de mis besos. Veré tus colmillos fosforecer en la pradera de mi vientre, buscando los trigos suavísimos de mi cintura para mecer allí las horas que logramos robar a un día inexistente. Después se hará la noche, y, tras ella, el día será otro. Los lobos dormirán hasta que la luna vuelva a cargar su halo con la humedad de todas las estrellas y asaltarán mi cuerpo en cuanto duerma porque están cebados y buscan mi perfume por los helados horizontes de la Antártida.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...