Caricias

Me quiebro entre tus manos como si fuera un junco que se hamaca en el viento que cerca las orillas que se hunden al borde casi al borde donde mueren los besos que estaban olvidados en los labios abiertos que se hicieron profundos como estanques donde crecen los juncos que como yo se quiebran y exhalan sus suspiros delgados que resbalan y tiemblan después. Siempre después.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes