Prisión

Se amontonan como piedras pequeñas, y cuando querés darte cuenta ya son un muro.
Impenetrable.
Opaco.
Sumado a otros muros que te cerca.
Y no hay escapatoria, solo mirar arriba y ver el cielo azul como un vidrio pulido y transparente.
Y las nubes que pasan: una tras otra con su carga de agua, con su viento enredado, con su aroma de campos.
Todo verdor florecerá entre las piedras limándoles la oscura contundencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes