lunes, 26 de noviembre de 2012

Pespuntes del amor

Cuando me alcance el viento con sus crepitaciones voy a ponerme otra vez tacones altos.
Tanto que alcanzaré las ramas más altas de los paraísos y sus flores doradas.
Tanto que la fatalidad mojada de la luna se posará en mis cabellos y yo andaré con mi vestido negro como las golondrinas de verano por ahí.

Cuando me alcance el viento con sus dulzuras raspadas de feriado me esparciré espejitos por los ojos y la luz tocará mis pupilas para entrar hasta el hueco de mi ensangrentado corazón.
¿Y qué dirán las venas cuando se columpien sobre el lecho florido?
¿O las arterias cuando se despierten de su sueño de volcanes dormidos?

Cuando me alcance el viento con su lengua alrededor de mi cintura voy a saber.
Habrá miles de grifos abiertos en el aire por donde manarán fuentes de grillos y luciérnagas de gasa sobre los calendarios que acabaron por fin.

Cuando me alcance el viento con su soplido de sentidos dispersos sin parte racional diré las palabras que se duermen en el vaivén de un piano y, en los profusos huecos donde las pérdidas duermen, plantaré las semillas de los pespuntes del amor.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...