martes, 1 de enero de 2013

Deseo

Como una tela que se ciñe a la boca,
que empapa la cintura,
que se ajusta a la pierna.
Como una mano que detiene el hilo proverbial de la saliva,
que airea los perfumes de la noche
-poderosos aromas de la piedra mojada, enrojecida, honda.
Como una palabra que huye,
que se adelgaza hasta hacerse murmullo
-inaudible gemido.
Y luego se extiende con su verbo en la cocina-
se vuelca con los panes-
se quema con el beso.
En el amanecer se despiertan los diablos
y cuecen en sus pies los bailes de los cuerpos.
Tarda el sol en treparse-
abrazado entre brazos desnudos y sudores.
Como otros labios,
abiertos
y sonrientes.
Pura fragancia.
Infinitivos todos.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...