sábado, 12 de enero de 2013

Fantasmas

Ahora.
Sobre el cuaderno.
Con tinta negra.
Me resisto a mi propio designio, a lo que digo que soy, a la sucesión incontenible.
El tiempo me atormenta y me moja con su mochila de rayos.
Lo que me repito sin sentido, sin esperanza ya de ser oída.
Lo que hay que soltar para que el alma llegue a su centro y cante.
Me impongo recorridos como si fuera una tercera persona impersonal mientras esta primera escribe en su cuaderno de hojas blancas con tinta negra, indeleble, rasgándose la piel como si aullara.
¿Y después?
Solo el vacío del desierto que los pies hollaron sobre vidrios dormidos.
Hoy sopla un viento extraño desde el agua.
Llena los vasos solitarios y la sombra.
El horizonte se llena de lunas ensangrentadas y de felinos enroscados en territorios que son ajenas praderas de luces serpenteantes.
Yo repaso las cosas que me digo y no revelan más verdades secretas.
Tengo la nuca abotargada de silencio.
Será otra noche de lidiar con fantasmas.
La última, pues hoy me he decidido a asesinarlos.
Ya me harta caminar por su alfombra de palabras.
Y aunque me quede desnuda bajo la lluvia, será una feliz oportunidad para aprender.
Se cierra el cerco del pasado sobre sus cuellos vaporosos.
Ellos lo saben también.
Y se disponen a atacar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...