jueves, 17 de enero de 2013

Hilos

Palabras.
Fueron palabras.
Bordadas como relámpagos.
E imágenes que apenas se dejaban estar.
Después apareció el tacto, el perfume en la noche y la tibieza de las aguas atravesando el sueño que se duerme de a dos.
Un café, y el sol en la ventana del este, al amanecee.
Luego hubo viajes, barcos cruzando los mares en el estío vacacional, arena blanca, tortugas y golondrinas.
Y otra vez la palabra, ese hilo incesante que borda, que dibuja, que une, que recuerda.
La palabra, esa batiente ala que dice más de lo que habla su sonido de fuego, de agua, de tierra, de aire.
La palabra que me cerca en la noche de la distancia, se introduce en mis sábanas, se anuda en mi cadera, se derrama en mi cuello, y, más tarde, se duerme apretada a mi espalda.
La palabra en lanzadera sobre la tela de lo que vendrá y en la oscuridad profunda de la lluvia.
La palabra que está cómoda en el húmedo tejido de este sueño.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...