lunes, 14 de enero de 2013

Las chicas de Letras 3

Cuando un hombre conoce a una chica de Letras hay ciertas cuestiones que debería tener muy en cuenta:
1) Ellas viven los hechos varias veces: cuando les toca, cuando los escriben, cuando leen lo que han escrito; de lo que siempre resulta que perciben lo que a otras pasa desapercibido.
2) Ellas están siempre alerta a la sintaxis, así que pueden hacer una historia si usás una construcción impersonal en vez de una primera personal pues vislumbran desinterés o abandono en el enunciado.
3) Ellas sufren de una adicción severa. No pueden dejar de tejer referencias intertextuales. Para todo hay una lectura, un personaje, un autor que ya dijo. A veces son insoportables y parecen soberbias. Solo hace falta recordarles -con suavidad y palabras delicadas- que el 99,7% restante del planeta no estudió Letras y se callan. A veces -pocas- las ataca un inusual sentido de lo real en medio de la ficción en la que viven.
4) A cualquier otra cosa, prefieren que les digas que escriben bello. Pero también que son lindas (recordá que pasan mucho tiempo entre bibliotecas y papeles). De ser posible ambas cosas.
5) Deberás estar dispuesto a que ella haga texto de lo que le contás y contarle mucho. Una chica de Letras está bien atendida con una dosis diaria de relatos.
6) Cuando hace el amor, ella acude con todas las palabras que la habitan; así que serás feliz por mucho tiempo. Si cumpliste con su provisión de relatos, me atrevería a decir que por siempre, aunque que ya se sabe que este adverbio es solo eterno mientras dura.
7) Si tuviste la fortuna de toparte con una chica de Letras que, además, se mueve entre los libros y los niños, tendrás infinitas posibilidades de conocer un mundo casi perfecto. Te visitará una mujer que nunca ha renunciado a sus ojos de niña, que ve hadas donde otras, mariposas, que comprende el lenguaje de amapolas y anémonas, que amasa pan como si fuera el primer alimento del mundo o bebe agua de la canilla creyendo que está en temporada de deshielo.
8) Una chica de Letras tiene libros por todos los rincones. Te dormirás y ella estará leyendo; despertarás y hace rato que tiene el libro ante sus ojos. Deberás aceptar que son parte de ella, como su cuello, sus manos... Es de vital importancia que así lo entiendas.
9) No deberías preocuparte cuando se calla, si está sentada a tu lado, pero ausente; si finge oírte, pero sus ojos la delatan. Ya regresará del territorio de su memoria.
10) Te propondrá que leas esto y aquello y lo otro. Solo escuchala. En algún lugar ella guarda un resquicio de cordura y acepta que hay otros que no leen.
Ahora bien, harías bien en desoír todas estas cuestiones: ya entenderás que las chicas de Letras hacen literatura todo el tiempo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...