domingo, 13 de enero de 2013

Maxikiosco

-Buenas.
-¿Qué anda necesitando, doña?
-Un poco amplia la cosa, ¿no?
-Según cómo se mire.
-Y...sí. Según cómo, quién, para qué se mire.
-Ah, le gusta complicar el asunto.
-En mi otra vida soy lectora también. Pero de medidores de Metrogas. Todo por no avanzar de esquina a esquina en línea recta. ¿No le incomoda que le dé charla? Es que con este asunto de la pulpoespalda ando un poco aburrida.
-Se la ve medio enrojecida.
-Yo diría vuelta entera. Pero debería haber amansado al octópodo con una estadía en el freezer. Dicen que es santo remedio. Pero ahora que caminé estos 2 kilómetros, ¿qué llevo?
-Un alfajor.
-No. La masa no me gusta. Solo los de maicena y cuando tienen dulce de leche desbordado y nada de coco.
-Complicada la sujeta.
-No le digo que soy lectora.
-¿Maníes?
-Tampoco.
-¿Caramelos?
-Menos.
-¿Un helado?
-¿De frambuesa?
-Se lo debo. ¿Una cerveza bien fría?
-Detesto la cerveza.
-A usted nada le gusta
-No crea: hay cuatro o cinco cosas por las que muero. ¿Tendrá una sidra?
-¿Sidra?
-Sí. Helada. Con mucho gusto a manzana. Y servida en tazón arcilloso.
-Ya lo veo bien: es lectora.
-Yo le avisé. Y no sabe todas las taras adicionales que tengo.
-Cuente, cuente.
-No sé si debo.
-En confianza, doña.
-Cierta obsesión con el trabajo, un deber ser del tamaño de Asia y Oceanía, una fobia social que me atormenta...
-Nada que no se pase con un vaso de sidra.
-Tiene razón. ¿Me vende una?
-Mejor cierro el maxikiosco, nos sentamos abajo de aquella Santa Rita y la tomamos charlando.
-Pero yo pago mi parte.
-Uff...otra demente del "nomegustaquemepaguenloquebebo". Relájese, doña, esta queda a mi cargo. Si le gusta, usted paga la segunda.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...