¿Por qué?

Porque me pone en la palma de su mano, sopla y está convencido de que yo podré volar.
Y lo más sorprendente es que, cuando él sopla, yo vuelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes