martes, 15 de enero de 2013

¿Por qué?

Porque me pone en la palma de su mano, sopla y está convencido de que yo podré volar.
Y lo más sorprendente es que, cuando él sopla, yo vuelo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...