Quién

En voz baja para que solo vos lo escuches, para que mis palabras suban sobre tu cuello y busquen tus orejas y se duerman allí, diciéndotelo; en voz tan baja que creas que no son ellas sino vos quien se lo dice y ya no podamos saber de quién es esa voz o las palabras o el cuello o las orejas o hasta la misma boca cuando habla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes