Acto

De la cintura baja la hermosura
y aroma tierras que no tienen final.
Lo que se cuenta es agua
y el sudor sujetado en la selva.
Braman los animales mientras cae la lluvia
en una noche que se olvida de sí para extenderse.
Los suspiros se duermen como pájaros sueltos,
lenguajes que persiguen con sus alas.
El ópalo de la mirada hermosea en puntos giratorios la tormenta.
Incesantes las luces.
Y flor apretada por adentro y afuera.
El alma se libera de sí misma
y, desnuda, hace equilibrio entre el cielo y la tierra.
Después, se duerme el viento. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Leer: la mirada de los otros

Mi familia/ Pespuntes azules

Santiago/ Hace un mes