domingo, 3 de febrero de 2013

Café

Ponés el café, echás el agua, revolvés con la cucharita y bajás el émbolo para que separe la borra del café.
Y mientras esperás pensás en los  días que pasaron, en las cosas que dejaste en su casa porque te dijo que era hora, en "Pedro y el lobo", en las tejas, en las fotos de papel, en la curita sobre el corte, en la comida, en las charlas sin fin, en la mesa de la cocina, en los animales, en el enamorarse, en la siesta, en el polvo que flota en la luz de la hora.
Y el café se hace.
Y te desarma tener que partir.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...